EL PROCESO DEL APEGO Y EL ESTADO DE CONSCIENCIA

EL EGO:

Muchos autores, califican y condenan al Ego como el causante de todo sufrimiento y tan solo lo mencionan y contemplan desde este ámbito negativo. Desde mi punto de vista el Ego tiene muchas funciones que nos hacen aprender y desenvolvernos en nuestro mundo físico, material y social.

Pero definamos primero que es el Ego y como se forma para comprenderlo mejor.

De forma resumida, el Ego representa nuestros “yoes”, serían los diferentes papeles que interpretamos a lo largo de nuestra vida, compuesto por diferentes estructuras o esquemas formados por creencias, ideales, pensamientos, experiencias y comportamientos.

Este proceso comienza desde que somos niños cuando empezamos a utilizar los pronombres posesivos para agregar esas cosas, hechos y personas a nuestra creencia del “yo” (mi familia, mis amigos, mi trabajo…).

El yo

Todo estas creencias, cosas materiales, experiencias, personas y demás que creemos nuestras crearán en nosotros diferentes “yoes”, egos o roles que nos ayudarán a poder relacionarnos con nuestro entorno. Tenemos Egos-deportistas, Egos-cariñosos, Ego-respetuosos con el medio ambiente, pero también tenemos egos o roles que pueden crear situaciones no deseadas, interfiriendo negativamente en nosotros mismos y nuestro alrededor, como por ejemplo: Ego-celosos, Ego-ansiosos, Ego-preocupados…

fdsfs

 

El problema surge cuando uno de estos comportamientos/roles/egos, nos está estancando, y por mucho que intentemos luchar o combatir contra él/ellos, siempre terminan ganando la batalla aumentando la frustración y el sufrimiento.

Pongamos el ejemplo de un Ego-futbolero para que entendamos una situación cotidiana y sin aparente importancia: La persona con un Ego-futbolero, cuánto más “futbolero” es, cuánto más quiere a “su equipo”, mayor será el conflicto generado cuándo este equipo pierda, u otra persona con su Ego-futbolero-diferente lo ataque. Este ejemplo se puede extrapolar a otros casos, sustituyendo el “futbol” por pareja, coche, trabajo, hábitos, etc.

Pero dentro de todo este proceso de comportamiento y experiencias, hay un elemento fundamental, el cual será el diferenciador, el apego.

EL APEGO:

El apego, se podría describir como el grado de intensidad con el cuál te identificas con esa creencia, experiencia, comportamiento, o persona. Esto podría explicar el hecho de que a personas que le ocurren las mismas situaciones, sienten y experimentan mayor o menor medida de intensidad de miedo, estrés, depresión u otras emociones ante mismos hechos parecidos (perdida de trabajo, pareja,  teléfono móvil, amigos, o cualquier otra cosa/experiencia.)

Si reflexionamos por un momento sobre nosotros mismos con un acto de  humildad y sinceridad, hay muchas cosas-personas-experiencias, que consideramos nuestras y por las que sentimos mayor o menor grado de apego, y por las que “saltaríamos “o nos sentiríamos estresados, deprimidos o  ansiosos en caso de pérdida. Entonces, si volvemos a la anterior pregunta, ¿Es el Ego el problema o causante del sufrimiento?, por lo que hemos visto, no, el problema está en el apego, en la identificación.

Y ahora es cuándo entra en juego el mindfulness y el “estado de observador” o “atención plena” y con el cuál podremos aprender a diferenciar estos apegos y egos que componen nuestra personalidad y son los que nos mueven día tras día.

MINDFULNESS Y EL ESTADO DE CONSCIENCIA:

Desde mi experiencia, con la práctica de la atención plena, desarrollaremos una  habilidad para poder observar estos egos y apegos limitantes, identificarlos, comprender sus comportamientos, miedos, preocupaciones, pensamientos, y con esta información y desde la distancia experiencial que te proporciona el estado observacional o atención plena, podremos dejar de estar dominados en gran medida de estos roles/egos limitantes.

fgdn

Lo intentaré explicar gráficamente, es cómo si tuviéramos un carro de caballos, el carro sería la consciencia, el estado del observador, o la atención plena, la cuerda sería el apego, y los caballos los diferentes egos/comportamientos, cuánto más corta es la cuerda con respecto al carro, mas apego existe, mayor es la identificación con el personaje/comportamiento/experiencia, y por lo tanto mayor es el sufrimiento ante la pérdida o ataque de este.

Cuándo aprendemos a alargar esa cuerda (disminuir el apego), con la práctica del mindfulness lograremos desarrollar esta habilidad y podremos ir librándonos poco a poco de la “red” de estos egos limitantes, nos sentiremos más libres, más independientes y conectados con nuestros verdaderos intereses y motivaciones enriquecedoras. ¿Significa esto que se dejará de sentir miedo, preocupación, tristeza, depresión o cualquier otra emoción? No tiene por qué, habrá algunas emociones/roles, que casi estén ausentes y otros que posiblemente se mantengan y sigan ocurriendo, pero esto se observará y se atenderá desde un estado de paz y sin lucha interna (sufrimiento).

¿Y cómo hacemos esto?, es una habilidad, como otra cualquiera, cómo el que empieza a practicar un deporte, poco a poco se irá desarrollando, comprendiendo y experimentando todo este proceso.

Para no extenderme más, próximamente os contaré como podéis iniciaros y empezar a practicar con esta fabulosa herramienta, mientras tanto podéis consultar a expertos como Vicente Simón, Jon Kabat-zinn o el grupo de Mindfulness Inlumine Sapienta de la Universidad de Almería.

Advertisements

LAS SUSTANCIAS QUE ATRAEN EL APETITO

Macyca's Blog

A todos nos ha ocurrido. Vamos caminando por la calle y, sin previo aviso, llega a nuestras fosas nasales un olor irresistible: un aroma a comida a la parrilla que, de inmediato, despierta nuestro apetito. Como explica el divulgador Michael Pollan en su libro Cocinar, una historia natural de la transformación (Debate), la cocción de los alimentos de alto contenido calórico hace que estos liberen una serie de sustancias que resultan irresistibles a la mayoría de animales.  Nuestro instinto nos indica que allí donde se encuentra ese olor hay comida, y es especialmente apetitosa, pues nos va a aportar un buen montón de calorías. Es entonces cuando giramos el cuello y nos vemos babeando enfrente de una hamburguesería, un kebab o una pizzería.

“La comida ha sido manipulada de formas muy inteligentes para que sea adictiva y sea muy difícil dejar de comer”, explicaba Pollan en una entrevista con El Confidencial…

View original post 770 more words

COMER CON CONSCIENCIA

Mi propósito con este artículo es el intentar abrir la puerta hacia una nueva perspectiva de cómo nos relacionarnos con la comida, tomando como herramienta el mindfulness.

Ahora que llega el verano las dietas y el intento de controlar la comida esta en alza y al igual que ocurre con otros muchos objetivos que nos proponemos, hoy en día es relativamente fácil encontrar información (libros, especialistas, internet) que nos pueden asesorar muy adecuadamente de cómo hacer una dieta o de qué debemos y no debemos comer .

Entonces, ¿por qué cuesta tanto seguir esos pasos? ¿Por qué es tan difícil controlar lo que comemos?.

Seguramente aquellos que habéis intentado hacer una dieta, os habréis observado en gran cantidad de ocasiones comenzando una dieta el lunes y dejándola el viernes, o comiendo compulsivamente todo tipo de alimentos calóricos, o haciendo “trampas”, etc. etc.

Desde mi punto de vista, esto puede ocurrir por qué hemos descuidado la relación natural con la comida, os pondré un ejemplo sencillo, cuando tenemos sed, bebemos agua y la sed se sacia, ¿Por qué no ocurre esto con la comida? ¿Por qué comemos por comer? ¿Por qué no tenemos esa misma relación natural con las sensaciones de hambre?

Desde que somos niños se nos ha enseñado a comer a ciertas horas del día (recreo, medio día, merienda) y no cuándo tenemos verdadera hambre, aquí comienza una de las primeras desconexiones con la naturaleza del hambre. Esto llevado a la edad adulta, sumando el estrés diario,las estructuras sociales de tipo laboral principalmente y demás, han provocado que muchos de nosotros tan solo sintamos un hambre real y físico muy de vez en cuando.

A todo esto, además hay que sumarle que los alimentos envasados y sobre todo los altamente calóricos, están cada vez más cargados de potenciadores de sabor adictivos. Estudios recientes muestran que la adicción provocada por algunos de estos alimentos (chocolates, bolsas de patatas fritas…) es comparable a las drogas de alto poder adictivo.

Tras tomar conciencia de algunas de los factores que están en contra de nuestros hábitos saludables y de nuestra relación natural con la hambre ,podemos observar lo difícil que puede suponer el “controlar” la comida.

Es por eso que desde mi perspectiva, la mejor forma de abordar este asunto es desde máxima naturalidad posible, volviendo a conectar con nuestro cuerpo y con nuestras verdaderas necesidades, y para ello, por mi experiencia, el mindfulness es una muy buena herramienta  para alcanzar esta conexión con nosotros mismos.

Con las meditaciones y con la autobservación, te darás cuenta que poco a poco vas conociéndote aún más, es decir, verás que eres capaz de identificar cuándo tienes hambre de verdad, si ya estás comiendo “por comer” o por “placer”, si lo que te vas a comer te sienta bien o cada vez que lo comes tienes unas ligeras sensaciones que no te agradan, si cada vez que comes compulsivamente lo haces porque te sientes de cierta forma (depresivo, ansioso, eufórico) etc, etc.

Esta capacidad de observar detalles que antes no percibías o que carecían de sentido, empiezan a darte información que te permite tener mayor responsabilidad sobre tus acciones, y mayor consciencia sobre lo que sentimos y comemos, verás que poco a poco irás haciendo pequeños cambios a favor de tu salud, que al final es muy probable que consigas estabilizarte en tu peso natural y tu cuerpo vaya eliminando eso que no necesita.

Imagen

Un ejemplo “sencillo”, cuándo te sientes a comer, párate y observarte, ¿Qué estás sintiendo antes de comer? ¿Vas a “picotear” o realmente sientes hambre? ¿qué percibes en tu estómago? ¿Es hambre o “ganas de comer”?, mientras estás comiendo…¿Estás disfrutando de lo que comes? ¿Prestas atención al sabor, al olor o al gusto de la comida o estás pensando en lo que tienes que hacer ahora, mañana o lo que hiciste ayer?  ¿Y el cuerpo… ?¿Cómo está?, ¿estás sentado, de pie, tumbado, estás moviendo alguna parte mientras comes? ¿Comes  muy rápido, piensas en el siguiente bocado mientras te comes el que estás masticando? ¿Y para después de comer?¿Te sientes saciado, o sigues con ganas de comer algo dulce? ¿Sigues teniendo las mismas sensaciones que antes de comer?.

Todo esto parece complicado y difícil de hacer, pero como muchas cosas de la vida, es práctica y al igual que automatizamos a lo largo de nuestra vida el comer de manera inconsciente, con el tiempo desarrollaremos aún más esta habilidad de comer conscientemente. Si te lo tomas como un juego, puede ser divertido y muy enriquecedor ya que te conocerás aún más y podrás ir dando pequeños pasos en favor de tu calidad de vida y en sentirte bien contigo mismo.

MINDFULNESS, CONSCIENCIA Y FELICIDAD.

Cuando comencé este nuevo camino de cambio transpersonal cree una especie de “diario” en cuál escribía acontecimientos emocionalmente importantes para mí y mis pequeñas reflexiones acerca de mi vida y de mí mismo… Con el paso del tiempo son muchas las páginas, hechos y acontecimientos ocurridos, en el cuál he podido comprobar cómo poco a poco he ido evolucionando de manera positiva en todos estos años atrás, en algunas áreas de forma más rápida y en otras con mayor estancamiento.

Actualmente sigo  mucho más metido en ese cambio interno ya que siento que cada vez tengo más habilidad para cambiar ciertos aspectos de mí mismo, el caso es que conforme pasa el tiempo, y vas transformándote siempre van surgiendo cosas de las que antes no eras consciente.

Me he dado cuenta de que mis sentimientos de realización personal o paz interior, están relacionados proporcionalmente con  mi “nivel de consciencia” es decir, que cuánto mayor atención, y consciencia he ido aplicando en cada área o aspecto a cambiar de mi vida mayor evolución positiva  y aprendizajes he ido adquiriendo.

spotlight_ssk_88188496

Imagínate una habitación oscura (área de tu vida) con una pequeña lámpara (consciencia), conforme esa bombilla se hace más potente e ilumina más la habitación,  eres capaz de ver ese aspecto o área desde un punto de vista más amplio e ir viendo cosas de la habitación que ni te imaginabas que estaban allí, esto va proporcionando más información que te permitirá tener una visión más real de lo que realmente ocurre en esa área de tu vida, y con mayor información, tendrás también mayor  capacidad de elección y por lo tanto mayor responsabilidad y capacidad de cambio.

Realmente, yo lo vivo como un juego, en el cuál vas adquiriendo más “niveles” y consiguiendo pasar pantallas, sin que antes no te maten varias veces…, pero intentando no llegar al “game over”.

Es por eso por lo que creo que el Mindfulness se está convirtiendo en una herramienta tan potente, efectiva y polivalente, la cuál te permite aplicar a una gran cantidad de aspectos de nuestra vida, porque está basada principalmente en esta mejora y ampliación de la consciencia a través de la meditación formal y de la atención plena  en nosotros mismos (emociones, relaciones, experiencias) y en todo lo que nos rodea.

La mayoría de nosotros nos planteamos en algún momento como podríamos mejorar las diferentes áreas de nuestra vida, si no, no existirían las “avalanchas” de personas a los centros deportivos después de navidades, o los deseos de fin de año… es por eso que creo que cuánto más invirtamos en nosotros mismos y en nuestro cambio personal e interno, más realizados nos sentiremos al ver que vamos avanzando, pasito a pasito,  en los diferentes áreas e instantes que componen la vida.

¡HOLA A TODOS!. ME PRESENTO.

Mi nombre es Raúl Robles Martín, nací el 19/02/1989, en Almería, residente en El Ejido hasta hace un par de años que vivo en Almería capital.

Siempre he practicado deporte y actividad física, he tenido la suerte de tener una infancia en la que pasaba las tardes jugando con mis amigos en el parque o en colegio. Parecía destinado a dedicarme al deporte, de alguna forma u otra, y de hecho hoy en día trabajo como instructor de varias disciplinas deportivas en un centro deportivo.

El deporte y la actividad física es uno de mis grandes pilares,  ya que me ha aportado y me sigue aportando todo tipo de experiencias, emociones, amistades, caminos, retos, aprendizajes, y en general, calidad de vida.

Los primeros años de la adolescencia hasta los primeros años de la adultez, se caracterizó por ser una época bastante confusa y agitada, caracterizada por una  una mente muy inquieta y distorsionada que le costaba conseguir nuevos retos, saber reconocer mis habilidades, “enfrentarse” a miedos, gestionar mis emociones, etc…

Después de un tiempo creyendo que el problema y la solución estaban en lo externo, me di cuenta de que por mucha “perfección y solución externa” que consiguiera, la confusión y  la distorsión seguían reflejándose en diferentes aspectos de mi vida una y otra vez.

Fue entonces, cuándo descubrí la meditación y el mindfulness, después de un proceso y tiempo de adaptación, por fin conseguí entender y meterme de lleno en esta filosofía de vida. Con cada periodo de tiempo que pasaba iba descubriendo aspectos de mi mismo que desconocía por completo (verdaderas motivaciones, habilidades sin explotar, gustos, miedos con los que aprender a relacionarme), además de un aprendizaje muy sorprendente en cuánto a la forma de relacionarme con mis emociones,sentimientos y  experiencias vitales.

Desde mi experiencia puedo decir que gracias a la combinación de esta serie de “hábitos psicológicos” saludables junto con los deportivos y alimenticios, mi calidad de vida es ahora mismo extremadamente buena, y me gustaría poder transmitir a todos aquellos interesados mis inquietudes, conocimientos y reflexiones y que entre todos podamos crecer un poco más juntos.

Gracias a todos y un abrazo!! 🙂